¿Te han sugerido la posibilidad de aprender trading? Lo primero de todo es tener claro de qué estamos hablando. Lo vemos en las siguientes líneas. 

El “trading” consiste en la compraventa de activos cotizados con mucha liquidez de mercado (acciones, divisas y futuros). El objetivo es obtener un beneficio económico cuando la operación genera una plusvalía.

Es un tipo de operativa bursátil de tipo especulativo, sometida a los vaivenes del mercado. Estas operaciones se basan en comprar un activo para venderlo a un precio superior. Otra opción es vender un activo para comprarlo de nuevo a un precio más bajo.

Los activos sobre los que se realiza “trading” suelen ser acciones que cotizan en mercados muy líquidos.

Un trader es la persona que compra y vende cualquier activo cotizado independientemente del plazo. En Disciplina de Trading te recordamos que esta tendencia se ha popularizado en los últimos tiempos, entre otras cosas, debido a las nuevas tecnologías. Hay plataformas online especializadas donde operar y que actúan como intermediarios de las operaciones o brokers.

Tipos de trading 

Hay varias modalidades de trading. Tienen que ver, por ejemplo, con el tiempo en el que se mantienen abiertas las operaciones.

  • Day Trading: el inversor abre y cierra las operaciones el mismo día de la negociación. Es una forma de invertir a corto plazo.
  • Scalping: el inversor opera en periodos muy cortos, a lo largo del día, con operaciones que pueden durar solo segundos.
  • Swing Trading: las operaciones pueden dejarse abiertas al final de la jornada y suelen durar unos diez días.
  • Trading tendencial o direccional: no tienen un límite temporal y consiste en tomar posiciones en mercado a favor de la tendencia.

Una plataforma de trading debe ofrecer como mínimo:

  • Gráficos en tiempo real del comportamiento del producto con el que se va a operar.
  • Posibilidad de contratar cotizaciones de tiempo real en distintos mercados y valores que nos interesen.
  • Ha de ser una plataforma multimercado, que pueda acceder a distintos productos y mercados desde un mismo broker.
  • Posibilidad de gestionar el riesgo de las posiciones a través de distintos tipos de órdenes.
  • Asegurarse de que el trader online tenga acceso directo a los mercados.
Compartir en Redes Sociales