La clave para establecer objetivos es pensar por escrito. Los objetivos escritos activan la mente positiva y te proporcionan energías. Los objetivos escritos liberan poderes en tu interior que pueden haber dormido en tu ausencia.

Pasos fundamentales para establecer tus metas:

Decide y ten absolutamente claro que es lo que quieres en tu vida. Tienes que tener claridad mental, aunque parezca absurdo hay mucha gente que no lo sabe. Esto es fundamental, es el principio del camino a recorrer. Si no sabes donde quieres ir es imposible que llegues.

  • Escríbelo en papel, esta es la parte más importante. Los objetivos tienen que ser escritos y alcanzables, de tal manera que los puedas leer a diario. Un objetivo que no está por escrito es mera fantasía, carece de fuerza y energía.
  • Tienes que establecer una fecha límite para alcanzar el objetivo. Puedes seccionar el objetivo en varias partes y cada uno con sub-fechas. Si ves que no te da tiempo a conseguirlo en la fecha prevista, no pasa nada, pones una segunda fecha tope.
  • Prepárate una lista de todo lo que tendrás que hacer para conseguirlo, prepara tu plan y no lo abandones. Este es el camino que tendrás que recorrer. Trabaja siempre en orden de prioridades.
  • Ahora es el momento de actuar, haz cualquier cosa pero empieza ya. La mayoría de la gente que fracasa en sus objetivos, es simplemente porque no actúa con decisión.
  • Tienes que hacer algo cada día que te acerque al objetivo. El simple hábito de hacer algo cada día te permite desarrollar y mantener el impulso, te da energías. Solamente este tipo de actitud te puede cambiar la vida.

Actitud mental y forma de pensar para mantener tener más confianza, optimismo y energía positiva. Cuanto más pienses de esta manera, mejor te sentirás y mejores resultados obtendrás.

  1. Piensa en el futuro.- Tienes que aprender a orientarte a la acción y al futuro. La orientación al futuro es una parte del carácter de la gente de mayor éxito, nunca miran atrás. El pasado es algo totalmente irrelevante. Al mirar el futuro creas una visión de lo que deseas y de cómo lo deseas. Se ven con un futuro mejor en todos los ámbitos, profesional, social, familiar. Crean una diapositiva positiva de cómo va ser su vida ideal y trabajan para ello. Una cosa que puedes practicar es la idealización, es una manera de imaginarte constantemente un futuro perfecto de lo que tanto anhelas, creas una proyección en el tiempo de tu vida. Tienes que dejar que fluya tu imaginación con total libertad. Tienes que crearte una visión clara en el tiempo, a uno, tres, cinco e incluso diez años. Al crear mentalmente tu futuro ideal, te vuelves más optimista y positivo en el presente. Ya sabes, crea tu diapositiva positiva. Como escribió un famoso empresario, “Sobreestimamos en mucho lo que podemos hacer en un año, pero subestimamos lo que podemos hacer en cinco años”.                                                                                                             “El ser humano siempre hace lo que quiere y si no lo hace es que verdaderamente no lo quiere»
  1. Enamórate de lo que haces.- Esto es absolutamente necesario si quieres conseguir tus objetivos, es una obligación. Si lo que haces no te gusta lo vas a tener muy difícil y lo que tienes que hacer es cambiar tu trabajo o actividad por algo que te apasione. Cuando algo te apasiona deja de ser un trabajo y se convierte en una actividad, algo así como un hobby. Imagina que eres una persona que le apasiona esquiar por ejemplo, cuanto dinero podrías llegar a ganar haciendo lo que te gusta, la respuesta es todo lo que quisieras porque nunca te cansarías. Yo siempre digo que cuando los lunes te gustan e incluso estás deseando de que lleguen, entonces estás en el camino correcto. Hay dos tipos de personas;”las que quieren cosas y las que lo consiguen”.
  1. No pierdas de vista jamás tus objetivos.- Las personas de éxito pasan la mayor parte del tiempo pensando en sus objetivos y en como lograrlos. Como ya hemos dicho la clave para establecer objetivos es pensar por escrito. Los objetivos escritos activan la mente y te aportan elegías, también liberan poderes internos que pueden haber dormido durante mucho tiempo sin que tu lo supieras. Solamente el mero acto de escribirlos aumenta enormemente la posibilidad de que los logres. Tienes que pensar en ellos mañana, tarde y noche, que formen parte de tu vida más activa. No olvides que la mejor manera para llegar al objetivo es divertirse. Una cosa importante, cuando hayas conseguido tus objetivos, no te mofes de nadie, no seas ostentoso, a nadie le interesa. Compórtate justamente a la inversa, comprométete a ayudar a la gente a conseguir sus objetivos, enséñales el camino. Tienes que saber compartir tu potencial, no seas egoísta. Lo que compartas con los demás se multiplicará, y lo que niegues, menguará. Cuanto más des, más acabaras recibiendo, esta es una ley Universal .
  1. Céntrate en los resultados.- Tienes que aprender a actuar igual que un monje Zen, céntrate en realizar cada acción con atención y corrección. Tienes que disfrutar del viaje y olvidarte de lo que hay fuera, y las críticas ni escucharlas. Jamás te vengas abajo, “Nunca, Nunca, Nunca”. Esto está absolutamente prohibido. El fracaso no existe, es sólo un escalón hacia el inevitable éxito, sólo existe en tu cabeza a si que ya sabes, expúlsalo de ella. Hay que tener paciencia, “la paciencia es dinero”, no lo olvides. No pierdas jamás de vista tus objetivos, ya que es precisamente lo que has decidido hacer. Eres el jefe de tu propia vida, tu estás al mando y nadie más. Todo depende de ti. Céntrate en la habilidad para llegar a los resultados. Como dice un amigo mío, cuanto más te centras en el dinero más abandono mi negocio, pero cuando me olvido del dinero y me centro en mi negocio el dinero acaba por llegar.          Tienes que centrarte en las actividades de mayor valor, tienes que aprender a aplicar la regla del 80/20. Esta regla nos dice que el 20% de nuestras actividades nos aportan el 80% del valor, y que el otro 80% de nuestras actividades nos aportan el 20% del valor.
  1. Concéntrate en las soluciones.- Céntrate y piensa que puedes hacer y cómo resolver un problema en vez de porque ha sucedido y de quién ha sido la culpa. Cuanto más hables y pienses en el problema , más negativo y pesimista estarás. Por otra parte te vuelves más positivo y optimista cuando piensas y hablas acerca de las soluciones. Tu capacidad para solucionar problemas determina en gran medida tu éxito e ingresos. Lo bueno es que mientras tu menta está centrada en solucionar un problema, deja de pensar en el. Mientras mejor realices este proceso mental, más creativo te volverás y funcionarás en un nivel superior.
  1. Planifica tu estrategia personal.– La planificación de una estrategia personal es la herramienta que usamos para ir de donde estamos a donde queremos llegar. La planificación nos hará que lleguemos a ese punto con mayor celeridad y de manera más segura. No es más que una manera sistemática de pensar y actuar. Esto nos permite utilizar nuestros recursos de manera más eficaz y con una gestión del tiempo más provechosa. Personalmente la planificación estratégica personal nos aumenta el rendimiento de nuestra energía que utilizamos.

Planificar para mañana significa desprenderse del ayer. Antes que puedas hacer algo nuevo, tienes que dejar de hacer algo viejo. Una parte muy importante dentro de tu estratégia es simplificar al máximo, lo que no valga a la basura. La simplificación te hará ganar tiempo y dinero. Haz las cosas de manera sencilla, cada vez que se te presente algo en la vida pregúntate ; me simplifica la vida o me la complica, creo que la respuesta es obvia. No le dejes a tu mente que te engañe.

Una meta es un objetivo, un propósito. Una meta es mas que un sueño, es poner en práctica un sueño. Los objetivos son tan importantes para el éxito como el aire lo es para la vida. No puedes vivir sin el aire de la misma manera que es muy difícil triunfar si no te marcas objetivos.

“Lo importante en la vida no es donde estabas ni donde estás, lo importante es a donde quieres llegar y en lo que te quieres convertir”. Es difícil crecer y avanzar sin unos objetivos tangibles, antes de empezar tienes que saber a donde quieres ir. Cuando organizamos unas vacaciones lo primero que elegimos es el destino, una vez elegido el destino escogeremos las fechas, la ropa, el medio de transporte, etc. Pues en la vida es exactamente igual, no podemos navegar por la vida a la deriva, necesitamos una brújula que nos guíe.

 

Te voy a dar una idea muy poderosa, “las cosas que se programan son las cosas que se realizan”.

Compartir en Redes Sociales