Los 7 hábitos que practican a diario las personas exitosas

 

 

Hábito nº 1: Escribe tu “lista de tareas pendientes” la noche anterior.

Las personas de éxito escriben sus tareas pendientes para el día siguiente o incluso para el resto de la semana cada noche antes de irse a la cama, esta es una forma de prepararse para ser más productivo y dejar que el subsconsciente trabaje para nosotros. Las personas exitosas tienen el hábito de enumerar sus tareas, y organizarlas de urgentes a importantes, tú puedes hacerlo de la misma manera clasificándolas por orden de prioridades.

Hábito nº 2: Mente, cuerpo y alma

La personas de éxito practican algún tipo de actividad física, principalmente a primera hora de la mañana, trabajan su mente mediante la práctica de la meditación y la visualización. Es importante buscar un momento de quietud para serenar nuestra mente y poner todas nuestras ideas en orden.

Hábito nº 3: Establecer metas y visualizarlas

El 95 por ciento de las personas exitosas suelen escribir sus metas, planes o visión para obtener éxito regularmente. Dichas metas tienen que ser por escrito, alcanzables y con fechas precisas, aunque sean pequeñas.

Por lo general, hacen esto en la mañana para establecer sus intenciones diarias y para preparar su estado mental para afrontar un día lleno de desafíos en el camino hacia el éxito. estas metas u objetivos se revisan a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde. Todas la metas tienen que ser mensurables, es decir que podamos medir los progresos. Si los objetivos son muy ambiciosos, la dividimos en pequeñas fracciones.

 

Hábito nº 4: Gratitud y autoevaluación positiva

Ser agradecido a la vida y centrarse en lo positivo es una  una prioridad común en la vida de las personas de mayor éxito. Practica el arte de la gratitud todos los días, es una manera de que el Universo nos lo devuelva con creces. Los pensamientos son el lenguaje del cerebro y los sentimientos son el lenguaje del cuerpo. Esos pensamientos rebotarán porque no son iguales a las emociones que te hacen sentir el miedo. 

Si una persona siente el poder de la gratitud, y lo practica una y otra vez con afirmaciones como, “Soy maravilloso, soy increíble, soy imparable” y así sucesivamente y se alinea con su sistema nervioso entonces aquí es donde el poder real entra en juego”. La gratitud es poder.

Trata de ser agradecido por lo menos tres veces al día y compártelo con un amigo o compañero, o simplemente contigo mismo.

 

Hábito nº 5: Desarrollo personal

Las personas exitosas se enfocan en aprender nuevas habilidades, leen libros, asisten a entrevistas y cursos, es decir no paran de formarse u de rodearse de personans de éxito.

Siempre hay más que aprender, la autocomplacencia es nuestro mayor enemigo, tanto en la vida personal como en los negocios. Siempre soy un estudiante de liderazgo.

Lee por lo menos 20 minutos al día, o incluso puedes escuchar una hora de algún podcast diario, que más o menos es igual a leer más de 36 libros en un año.

 

Hábito nº 6: Networking

Las personas piensan de esta manera:  “Your network determines your net worth” algo así como que tus redes o conexiones sociales determinan tu éxito.Hoy más que nunca y gracias a las tecnologías podemos estar a un clik con cualquier persona, organización o empresa del mundo.

Crea el hábito de trabajar en la construcción de nuevos puentes con los demás, colaborar, aportar y desarrollar una red de contactos y socios en tu trabajo.

Crea el hábito de conocer al menos una nueva persona a la semana.

 

Hábito nº 7: Reuniones y sesiones de seguimiento

Por último, pero no por ello menos importante, el séptimo hábito que resultó ser altamente practicado por los más exitosos es hacer llamadas o reuniones semanales con mentores o socios para ponerse al día sobre asuntos varios y compartir responsabilidades.

Encuentra a alguien que esté en un nivel similar a ti en la vida y haz un compromiso entre tú y tu compañero para tener reuniones una vez por semana para compartir logros, obstáculos, nuevas metas y lo que has aprendido de la semana previa.

Estos hábitos puedes comenzarlos poco a poco, introduciendo uno cada semana hasta que los completes todos, no te obsesiones con hacerlos todos de golpe, recuerda que los hábitos se generan desde la constancia y la disciplina diária.

La clave es comprometerse por lo menos durante dos o tres meses de manera continua hasta que tu cuerpo se ajuste a la nueva vida que estás creando y a los hábitos que estás acondicionando. Para que un hábito se asiente necesitamos un periódo de 21 días

 

Compartir en Redes Sociales