CAMBIA TU ESQUEMA MENTAL

Una vez leí, “cuando estés a las puertas de la muerte seguro que no desearás haber pasado más tiempo en la oficina”.

La verdadera generosidad con el futuro consiste en darlo todo en el presente. En la vida todo sucede por algo, todo lo que sucede tiene un porqué y toda adversidad nos enseña una lección. El fracaso, bien personal, profesional o espiritual, es necesario para la expansión de la persona, te aportará crecimiento interior y un montón de recompensas.

Tenemos que diferenciar muy bien el éxito externo con el éxito interno, hay una gran diferencia entre el beneficio y el bienestar. Convierte los problemas en oportunidades, esto es una de las lecciones que más me han enseñado en la vida, no hay errores en la vida sólo lecciones.

Si te encuentras con un resultado que no esperabas y estás decepcionado, recuerda que las leyes de la naturaleza nos dicen que cuando una puerta se cierra otra se abre. Cuando hayas aplicado este principio en tu filosofía de vida, podrás desterrar casi siempre las preocupaciones. No olvides que tu eres el arquitecto de tu futuro.

Tienes que empezar a vivir de tu imaginación y no de tus recuerdos. Para poder exprimir todo tu potencial, primero tienes que expandir tu imaginación. Las cosas son siempre creadas dos veces; primero en tu mente y después en la realidad. No quieras las cosas rápido, todo tiene su proceso. Todo cambio duradero requiere de tiempo y esfuerzo. La perseverancia es la madre del cambio personal.

Parece una ironía, pero cuanto menos pienses en el resultado final, más rápido llegará. Ten paciencia, que como dice mi padre es la madre de la ciencia, vive en la conciencia de que todo llegará, antes o después si te preparas adecuadamente.

Es como la historia de un chico que se fue a visitar a un sabio para que este le impartiera sus enseñanzas.

– El chico preguntó, ¿Cuánto tiempo tardaré en saber todo lo que tu?

El Maestro le contestó, cinco años.

El chico dijo, eso es mucho tiempo ¿Y si trabajo el doble?

El Maestro le dijo, entonces diez años.

El chico le replicó, ¿Y si estudio por las noches también?

A lo que el Maestro respondió, entonces quince años.

El chico sorprendido le dijo, Maestro no lo entiendo cada vez que te pido   dedicar más tiempo y más energías, la contestación es que tardaré más en lograrlo, ¿Por qué? La respuesta es muy fácil, le contestó el Maestro, si tienes puesto un ojo en tus objetivos que deseas alcanzar, sólo te queda uno para que te guíe por el camino.

¿Que es la suerte? para mi no es más que el resultado de unas decisiones tomadas con anterioridad. La suma de preparación y constancia.

En la vida cuando averigües cuál es realmente tu destino, ya no tendrás que trabajar ni un solo día más, tu trabajo será un juego, será la actividad que te apasiona hacer, no te estoy diciendo que tengas que dejar lo que ocupa hoy tu profesión o trabajo, pero si que debes empezar a correr algún riesgo, deja de vivir en tu zona de comodidad, yo la denomino la zona incómodamente cómoda. Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es traspasar la frontera y dar el salto, no olvides que sin valor no hay gloria y para llegar a la gloria hay que echarle valor.

Empieza por las cosas que siempre has querido hacer y que por una cosa u otra has ido posponiendo. Coge un papel y anota las diez cosas que más te gustaría hacer, tómate tiempo para reflexionar, descubre tu verdadera razón de vivir y ten el valor para afrontarlo. A veces hay que pararse a pensar y reflexionar sobre tu misión en la vida y la manera de vivirla, diez minutos de reflexión pueden tener un profundo impacto sobre la calidad de tu vida.

El secreto del éxito es la constancia en los propósitos. No olvides que es imposible dar en un blanco que no puedes ver. Mucha gente se pasa la vida soñando ser más feliz, tener más dinero, estar mejor físicamente, etc , pero no dedican ni quince minutos a escribir sus metas. Marcar objetivos cambiará radicalmente tu vida, tu mundo se volverá más dinámico, más pleno, más mágico. No marcar objetivos definidos es como ir en un barco por el océano sin brújula ni ningún sistema de navegación, es navegar por la vida sin rumbo, a la deriva.

Cuando decides concentrar tu mente en los objetivos de tu vida, tu mente empezará a descartar lo que no importa para centrarse sólo en lo que es importante. Esto es debido al poder de concentrar la mente en los que nos gusta, estamos hechos y moldeados por lo que amamos.

Por cierto, recuerda que un objetivo no es tal si no lo anotas por escrito y con una fecha de consecución.

Cuando trabajas para mejorar la vida de los demás, indirectamente estás elevando la tuya. La calidad de nuestras vidas se reduce a la calidad de lo que podemos aportar. Elevando la vida de los demás, nuestra propia vida alcanzará dimensiones elevadísimas. Practica la bondad y aprende a cultivar relaciones más ricas.

Existe mucha diferencia entre tener mucho dinero o tener mucha vida. Cuando empiezas a practicar el arte de la gratitud, cultivarás la riqueza de la vida que persigues. La vida no siempre te da todo lo que pides, pero si lo que necesitas. Dar las gracias por todo lo que tenemos, del tipo que sea, es lo mejor que podemos hacer y enseñar a nuestro prójimo.

Tienes que vivir cada día como si fuera el último, aprende cada día más, ríe más, haz lo que realmente te gusta hacer. Cuando la mente tiene un objetivo definido, puede enfocarse, dirigirse, volver a enfocarse y redirigirse hasta llegar a él. Si no tenemos un objetivo definido, perdemos energías en todas las direcciones.

No se puede acertar en el blanco si uno no sabe donde está. Unos objetivos limitados dan como resultado una vida limitada. Tienes que elevar tus aspiraciones.

 

Página 1 de 11